Monteros homenajeó a la Milagrosa Virgen del Rosario

El pueblo de Monteros festejó ayer, como todos los años, el día de su patrona Nuestra Señora del Rosario. La ceremonia central contó con la presencia del ministro de Gobierno y Justicia, Regino Amado; el intendente de esa ciudad, Francisco Serra; el vicepresidente primero de la Honorable Legislatura, Antonio Ruíz Olivares; concejales y funcionarios.

Cerca de 20 mil monterizos participaron de la Santa Misa y, luego compartieron la procesión donde la patrona del departamento salió a las calles para bendecir a todo el pueblo.

“El acompañamiento del pueblo es algo muy gratificante. En estos momentos tan difíciles que está viviendo la nación debemos pedir que nos iluminen para cumplir con nuestra misión pública de la mejor manera, y así poder tener un Tucumán y un Monteros en paz y tranquilidad. Estas fiestas nos permiten reforzar el vínculo con nuestros pueblos”, expresó el ministro.

Por su parte, el jefe municipal se mostró emocionado y, al finalizar los festejos, sostuvo: “Esta es la fiesta más grande que tiene nuestra ciudad. Nos sentimos honrados y satisfechos de saber que toda la comunidad está presente. Estamos pidiendo por las autoridades, por nuestro pueblo. En estas fiestas ponemos de manifiesto nuestra esperanza y nuestra fe”.

La historia del milagro

La imagen de la milagrosa Virgen del Rosario llegó aproximadamente a estas tierras en 1543 con Diego de Rojas traída por Juan de Espinoza (Presidente de la Cofradía).  Con el tiempo pasó a manos de don José Espinoza de los Monteros, quien la tenía en su rancho, por habérsele destruido su capilla.

El lunes 29 de Mayo de 1719, tres mujeres fueron al rancho a rezar a la Virgen del Rosario, pidiéndole que proteja a sus hijos que habían ido a luchar con los indios del Chaco.

Vieron que el rostro de la virgen comenzaba a mudar colores y a llorar por un sólo ojo, luego el rostro de la imagen se encarnó totalmente llorando por ambos ojos, acompañaba este prodigio un sudor que mojó todo el vestido y el cajón donde se encontraba. Este milagro duró desde el lunes 29 al miércoles 31 de Mayo de 1719.

Este y muchos otros milagros que realizó la Virgen del Rosario de Monteros atrajo la atención de sus hijos que asentaban sus casas en los alrededores, naciendo así nuestra querida ciudad, el 28 de Agosto de 1754.